educacionfisica.online

Educación y Ciencias del Deporte

Principales Contenidos Educativos en Educación Física

En educacionfisica.online encontrarás los mejores recursos didácticos para el profesorado de educación física. También encontrarás documentación y material educativo para las oposiciones de primaria y secundaria. Además podrás informarte de todo lo relacionado con las ciencias de la actividad física y el deporte. Si estás interesado en saber más toca en alguna de las siguientes imágenes.

Condición Física

Qué es el entrenamiento deportivo. Métodos de entrenamiento. Capacidades físicas básicas: Fuerza, resistencia, velocidad y flexibilidad.

Juegos y Deportes

Todo tipo de juegos para educación física. Qué es el deporte, deporte escolar, significado, tipos, importancia y todo tipo de información

Actividad Física y Salud

Beneficios de la educación física. Beneficios y riesgos de la actividad física. Higiene postural, nutrición y deporte. El Calentamiento.

Anatomía

El cuerpo humano y sus partes. Sistemas y aparatos del cuerpo humano. Principales músculos, huesos y articulaciones.

Actividades en la Naturaleza

Orientación, recorridos urbanos, mountain bike, senderismo, y todo lo relacionado con las actividades física en el medio natural.

Deporte Recreativo

Concepto de educación física, deporte y recreación. Deporte y ocio, tipos de deportes recreativos, y características del ocio activo.

Expresión Corporal

Expresión corporal y danza en educación física. Ritmo, dramatización, juegos de música y todo tipo de bailes.

Oposiciones

Temarios de oposiciones para primaria y secundaria. Programaciones didácticas. Unidades didácticas y supuestos prácticos.

Concepto de Educación Física

DEFINICIÓN DE EDUCACIÓN FÍSICA

Según la Real Academia de la Lengua Española (2014) la educación física se entiende como un “conjunto de disciplinas y ejercicios encaminados a lograr el desarrollo y la perfección corporal”. Sin embargo, siguiendo a García-López (2010) esta definición se nos queda corta, ya que no consigue englobar todos los matices que desarrolla esta disciplina. Si preguntamos en la calle a cualquier persona que vincule la Educación Física con un contenido de enseñanza, probablemente la mayoría respondería deporte o salud. Dos conceptos muy relacionados entre sí y muy presentes en los currículos educativos, si bien no son los únicos. Así, la LOE (Ley Orgánica de Educación) (2006), afirma que la Educación Física ayudará a “valorar la higiene y la salud, aceptar el propio cuerpo y el de los otros, respetar las diferencias y utilizar la educación física y el deporte como medios para favorecer el desarrollo personal y social”.

VALORES DE LA EDUCACIÓN FÍSICA

Los valores que la educación física promueve son múltiples y muy amplios, desde la aceptación sexual, hasta potenciar las condiciones físicas básicas, desarrollar determinadas destrezas deportivas o desarrollar los ámbitos afectivo, cognitivo, tónico-emocional o simbólico. Un estudio realizado por Beregüi y Fayos Ruiz (2007) en el que se cuestiona a 216 maestros y profesores de Educación Física mostró que la mayoría intentan transmitir valores positivos como la cooperación, el respeto, tolerancia, etc., a través del deporte escolar, que conceden más importancia a una orientación educativa o formativa del deporte, frente a una orientación competitiva, y que se muestran en contra de utilizar el deporte escolar como la “cantera del futuro deporte profesional”. Este mismo estudio mostró que los cinco valores más apreciados por los profesores de Educación Física son: la cooperación, el compañerismo, la disciplina, el respeto a las reglas y la tolerancia.
 

EDUCACIÓN FÍSICA, SEDENTARISMO Y OBESIDAD

A su vez, la educación física puede servir como una herramienta útil a la hora de luchar contra el sedentarismo y la obesidad siendo este un trastorno nutricional muy frecuente y de prevalencia creciente en España. Este trastorno, muchas veces causado por la falta de actividad física en los menores y en una alimentación poco saludable, puede ser combatido desde la prevención, siendo la escuela “un lugar adecuado para informar acerca de la alimentación en general y educar sobre hábitos alimenticios saludables en particular, así como para promover y facilitar el desarrollo de ejercicio físico a distintos niveles de actividad” (Muñoz, 2005).

EDUCACIÓN FÍSICA Y DESARROLLO MOTOR

La actividad física es un ámbito que debe practicarse a todas las edades y por ello la Educación Física está incluida en el currículo educativo desde los primeros años dentro del ciclo de Educación Infantil, que se da cuando los niños tienen entre 3 y 5 años. Al ser los niños tan pequeños en esta etapa de su vida escolar, la actividad física debe verse como un juego y como “algo que el niño va a ir produciendo a través de su deseo de actuar sobre el entorno” y “no puede ser entendido como algo que le condiciona” (Martínez, 2000) El principal objetivo en esta etapa, que, pese a la programación académica, podríamos considerar que abarca de los 0 a los 6 años, el objetivo principal es “conseguir el dominio y control del propio cuerpo, hasta obtener del mismo todas sus posibilidades de acción” (Maradona et al., 2006) siendo conocido esto como “desarrollo motor”. Esta conexión entre la mentalidad y el desarrollo de las capacidades motoras del niño se viene conociendo desde hace un tiempo como “psicomotricidad y el término Educación Física se ha visto sustituido por “educación psicomotriz, psicomotricidad educativa, educación psicomotora, motricidad, expresión dinámica, expresión corporal, educación motriz, motricidad relacional, o educación por el movimiento.”

DIFERENCIA ENTRE DEPORTE, ACTIVIDAD Y EJERCICIO FÍSICO

Con frecuencia encontramos utilizados como sinónimos los términos actividad física, ejercicio físico y deporte, aunque tienen significados diferentes acabando por emplear el término actividad física como aglutinador de todos ellos. Blasco (1994), matizando estos términos, considera actividad física a cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que conlleva un gasto de energía. De acuerdo con esta definición, actividad física lo es prácticamente todo, desde subir las escaleras y pasear, hasta tocar el piano o cocinar. Se denomina ejercicio físico a la actividad física planeada, estructurada y repetitiva con el objetivo de adquirir, mantener o mejorar la forma física. Por último, se entiende como deporte la actividad física de naturaleza competitiva y gobernada por reglas institucionalizadas. Pero la cuestión no queda aún resuelta, puesto que también cuando hablamos de deporte se hace necesario especificar a qué tipo de deporte nos estamos refiriendo. En este sentido, Blázquez (1995) considera deporte recreativo a aquel que es practicado por placer y diversión, sin ninguna intención de competir o superar a un adversario, únicamente por disfrute o goce. Mientras que entiende por deporte competitivo al practicado con la intención de vencer a un adversario o de superarse a sí mismo. Por otra parte, el deporte educativo sería aquel cuya pretensión fundamental es favorecer al desarrollo armónico y potenciar los valores del individuo. Como afirma Sánchez (1995), deporte puede ser toda actividad física que el individuo que la práctica asuma como un esparcimiento y que suponga para él un cierto compromiso de superación, de reto, de cumplimiento o superación de metas, compromiso que en un principio no es necesario que se establezca más que con uno mismo.

La forma de interpretar estos términos no es universal. Así, Shephard (1994) manifiesta que las concepciones europea y americana del deporte difieren de una forma sustancial, ya que la concepción americana define el deporte como actividad física vigorosa que es comprendida en una búsqueda de placeres tales como la interacción social, animación, competición, peligro y estimulación vertiginosa. Mientras que la concepción europea del deporte (Oja, 1991), comprende todas las actividades físicas recreativas, no sólo los juegos competitivos, sino también las actividades individuales relacionadas con la salud y la condición aeróbica. Dice Sánchez (2001) que tal noción coincide más con la definición que sobre este concepto propone la Carta Europea del Deporte, que está fundamentalmente vinculada a la idea de deporte para todos, y que es la siguiente: “toda forma de actividad física que, a través de una participación, organizada o no, tiene por objetivo la expresión o la mejora de la condición física y psíquica, el desarrollo de las relaciones sociales y la obtención de resultados en competición de todos los niveles”. En la literatura especializada encontramos que los autores americanos suelen utilizar con mayor frecuencia el término ejercicio físico (Weinberg y Gould, 1996), mientras que en nuestro contexto acostumbramos a emplear el de actividad física o actividad físico-deportiva para englobar también al deporte.

En general la definición de deporte va relacionada con la actividad física. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que no se debe de confundir con el ejercicio físico, ya que existen juegos como el ajedrez que no necesita de actividad física pero sí agilidad y gran concentración. La mente forma parte del cuerpo y su actividad es considerada como actividad física más no como ejercicio físico. Por su parte el Comité Olímpico Internacional señala que el deporte es un derecho  humano y reza lo siguiente “toda persona debe tener la posibilidad de practicar deporte sin discriminación de ningún tipo y dentro del espíritu olímpico, que exige comprensión mutua, solidaridad y espíritu de amistad y de juego limpio”.

La educación física es una disciplina que se centra en diferentes movimientos corporales para perfeccionar, controlar y mantener la salud y mente del ser humano. El concepto de educación física es tan amplio como el concepto de educación moral o ética. Siempre ha sido relegado a un tercer puesto dentro de la educación del alumnado. Aspecto sorprendente cuando la salud es una de las mayores preocupaciones de la población muy por encima incluso del dinero. La educación física es la educación de la salud, del cuerpo-mente. Su misión debe ser la de enseñar los valores para que el alumno, futura personal social, tenga los conocimientos mínimos que le permitan cuidar su cuerpo y mantener su salud. En segundo lugar, la educación física tiene que dar las bases motoras comunes a todos los deportes a fin de que los alumnos si deciden ser deportistas de competición lleguen con unos conocimientos motores básicos a todos los deportes. (Solas, 2006)

La educación física debe contemplarse bajo un concepto amplio. No se debe considerar que la educación física está vinculada exclusivamente a unas edades determinadas ni tampoco a la enseñanza formal de una materia en el sistema educativo. Sino que representa la acción formativa sobre unos aspectos concretos a través de la vida del individuo, es decir, constituye un elemento importante del concepto de educación continua de la persona. (Sánchez Bañuelos, 1966). La educación física se convierte así en una pedagogía de las conductas motrices, en la medida que trata de optimizar o mejorar las conductas motrices de los educandos. El profesor de Educación física se convierte en un experto observador de las conductas motrices de sus alumnos, y una vez catalogadas y sistematizadas, trata de sugerir o plantear las situaciones motrices necesarias para la optimización de las mismas en base a un determinado proyecto pedagógico y a aquello que sea de mayor interés para la persona afectada (Lagartera, 2000).

Evolución Histórica del Concepto de Educación Física

La educación física es una disciplina con fines escolares y educativos como su propio nombre indica. Su principal función es fomentar el desarrollo armónico del cuerpo mediante la práctica de ejercicio físico y deporte. Hacia 1800 surgieron cuatro corrientes educativas diferenciadas con distintas formas de representar los ejercicios físicos, todas vinculadas con la evolución de la gimnasia. Una primera corriente estaría marcada por el nacimiento de la gimnasia en Alemania cuyo principal impulsor fue Guts Muths. La segunda estaría vinculada con el desarrollo de esta nueva disciplina en los Países Nórdicos, impulsada por Pedro Enrique Ling, creador de la gimnasia sueca. La tercera corriente, francesa, planteó un punto de vista diferente y soluciones  a los problemas gimnásticos. Por último habría que destacar la corriente inglesa que incorporó los juegos al deporte.

Sin embargo la realización de actividad física ha sido un hábito que ha acompañado al hombre desde su existencia. Así se detectan vínculos claros entre el ejercicio físico y las ocupaciones humanas, tales como la caza y la pesca, la lucha o la guerra, que servían para asegurar la existencia y la continuidad de la especie. En nuestro país, la educación física puede considerarse reciente. Esta consideración se debe a que la formación sistemática de los primeros docentes se remonta a los últimos años del siglo XIX y los primeros del siglo XX. De esa manera hubo que esperar hasta mediados del siglo XIX para que la educación física comenzara a aparecer en los planes de estudio de primera y segunda enseñanza. Además, la instrucción de los docentes encargados de impartir dicha asignatura ha ido a remolque de las instituciones legislativas que declaraban obligatoria la materia sin contar con medios necesarios para formar a los docentes. Estando los planes de estudio impartidos por dichos docentes influenciados por el contexto social, político y económico de cada periodo. Dichos contenidos han ido variando su exigencia progresivamente hasta situarse a la altura de la enseñanza superior universitaria. En este sentido hay que destacar no fue sino hasta finales de 1980 cuando aparecen en el currículum materias parcial o totalmente relacionadas con la práctica deportiva, fruto del aumento de la conciencia social respecto al deporte como elemento de calidad de vida y salud. Finalmente cabe destacar que hasta 1975, la separación en base al sexo ha sido una práctica habitual en la formación deportiva de chicos y chicas, con la excepción de la Escuela Central de Gimnástica del siglo XIX o la Academia de Educación Física de la Generalidad de Cataluña.

Evolución de la Educación Física como Asignatura

Más allá de las actividades físicas cotidianas realizas por el hombre, la instrucción de los valores físicos ha partido de cuatro corrientes principales: la escuela alemana, la escuela sueca, la escuela francesa y la escuela inglesa.

La Escuela Alemana

La gimnasia evolucionó y se difundió por el mundo a partir de la obra de Guts Muths y otros humanistas. Guts defendía que los ejercicios corporales debían formar parte de la educación integral de un niño, y que por lo tanto, la gimnasia debía ser un contenido educativo. Además, defendía que la gimnasia debía combinarse con la pedagogía y que debía basarse en la medicina y en la filosofía. En Alemania las ideas de Guts Muths fueron distorsionadas por Friedrich Ludwing Jahn, quién defendía que la gimnasia debía estar dirigida exclusivamente a formar jóvenes fuertes, ágiles y valientes, aportándole así un carácter militar.

La Escuela Sueca

En Escandinavia fue Franz Nachtegall quien difundió las ideas de Guts Muths. Siendo profesor en Copenhague fundó el primer instituto privado de gimnasia de Europa. Bajo su influencia, en 1801, se introdujo la gimnasia como asignatura en la enseñanza primaria y en 1804 logró que se fundase el Instituto Militar de Gimnasia. Uno sus estudiantes, Pedro Enrique Ling, en base a los ideales de Guts Muths cimentó las bases de la gimnasia sueca al conferir una finalidad correctiva a los ejercicios. En 1813, Ling fundaría el Real Instituto Central de Gimnasia de Estocolmo. En poco tiempo esta escuela se convirtió en el centro docente de Educación Física más prestigioso de Europa. El hijo de Pedro Enrique Ling, Hjalmar Ling, continuó la obra de su padre, haciendo que se le conociese como «el padre de la gimnasia escolar». Aunque fue su padre quién ubicó las bases fundamentales de la educación física en la adolescencia y en la juventud, Hjalmar, ordenó su obra y completó su trabajo. Además, diseñó las primeras tablas de gimnasia dónde chicos y chicas comparaban los resultados de una actividad física específica, en base a la edad y el sexo.

La Escuela Francesa

En Francia, las ideas de Guts Muths fueron tomadas por un coronel del ejército español exiliado en Francia llamado Francisco Amorós y Ondeano. A pesar de que la gimnasia de Francisco Amorós alcanzó un rápido éxito, tuvo severas críticas debido a su carácter militar y sus exigencias acrobáticas de riesgo. Aunque en 1850 se introdujo la gimnasia como asignatura en centros docentes, su importancia a nivel pedagógico era muy baja. A esto se unió la escasez de personal docente para impartir la materia, que hizo que los primeros “profesores” fueran suboficiales del ejército. En el 1906, de la mano del teniente Hébert, el modelo de enseñanza dio un giro hacia las actividades en el medio natural.

La Escuela Inglesa

La escuela inglesa tiene su mayor exponente en Thomas Arnold, quien incorporó el juego y el deporte a las clases de educación física. Esta medida provocó que a mediados del siglo XVIII, algunos juegos como el tenis, el rugby, el fútbol o el waterpolo, desarrollasen una reglamentación estándar y se convirtiesen en deportes.

Docentes encargados de la Educación Física

Corresponden a Francisco de Amorós y a Gaspar Melchor de Jovellanos las primeras propuestas de mejora para la formación del cuerpo docente encargado de impartir la asignatura de educación física. Si bien,  dichas propuestas se vieron dificultadas debido al contexto social y político.

Evolución de la Formación del Profesorado de Educación Física en España

Hacia el siglo XIX esta materia, por aquel entonces denominada Gimnástica, comenzó a incluirse en los planes de primera y segunda enseñanza, lo que requería una capacitación específica de los docentes. Así el gobierno vigente creó la Escuela Central de Profesores y Profesoras de Gimnástica en Madrid (de 1883 hasta 1892). Sin embargo, la falta de consideración pedagógica y didáctica, la inestabilidad económica, un marco social y político poco favorable y una consideración todavía militar de la asignatura hicieron que esta iniciativa fuese muy fugaz.

Posteriormente a esta iniciativa surgieron diversas escuelas centradas en el ámbito de la Educación Física aunque con diversas funciones. Cabe destacar la Escuela Central de Educación Física del Ejército (en Toledo), las Academias Nacionales del Frente de Juventudes y la Sección Femenina (durante el franquismo, los docentes que impartían esta materia recibían una formación en Educación Física, premilitar y política, pero con el tiempo las enseñanzas serían más específicas y exigentes) y El Instituto Nacional de Educación Física (que contaba con un plan de estudios de 4 años con nueve materias, entre las que destacan: anatomía, fisiología, psicopedagogía de la actividad física y deportiva, educación física de base, teoría y práctica de juegos y deporte y gimnástica).

Fue a raíz de la creación de las Escuelas de Formación del Profesorado cuando se observa una mejora substancial en la formación del profesorado. Siendo a partir de los años ochenta cuando comienza a establecerse la especialidad de Educación Física en las Escuelas Universitarias de Formación del Profesorado de EGB. Actualmente, la duración de estudios para docentes encargados de esta materia se sitúa entre cuatro y cinco años. Además, las condiciones de acceso a los estudios superiores han ido incrementándose, consolidándose un plan de estudios cada vez más sólido.

Evolución de los Estilos y Métodos de Enseñanza en Educación Física

En base a la involucración tanto del cuerpo docente como la del alumnado en el proceso de enseñanza, podríamos distinguir seis estilos diferentes basados en diversas ideologías que han ido evolucionando con el tiempo y que tienen una estrecha relación con los primeros exponentes de la Educación Física:

  • Tradicionales: Basados en los métodos tradicionales dónde el alumnado es un mero receptor que acata las órdenes de los profesores.
  • Socializadores: Basados en el desarrollo de relaciones sociales entre alumnos con el fin de fomentar los siguientes valores: convivencia, participación, respeto, cooperación, trabajo en equipo, cohesión, y la sensibilidad hacia los demás.
  • Creativos: Cuyo objetivo es facilitar la libre expresión del alumno fomentando la resolución de problemas y que incorporan contenidos relacionados con la expresión corporal, tales como el teatro.
  • Cognoscitivos: Basados en las situaciones problema que obligan a la búsqueda de soluciones. Se podría decir que es un aprendizaje por descubrimiento.
  • Participativos: Método caracterizado por la inclusión de valores basados en la participación de los alumnos en el proceso de enseñanza y aprendizaje.
  • Individualizadores: Basados en el desarrollo individual, donde el mismo alumno puede evaluarse y tomar decisiones, respetando así las diferencias individuales.

La Educación Física en la Escuela

La educación física se entiende como el conjunto de disciplinas y ejercicios encaminados a lograr el desarrollo y perfección corporales. Este concepto aparece en el siglo XVIII, pero habrá que esperar hasta el XIX para que las tendencias médicas, pedagógicas y militares de la Educación Física se consoliden alrededor de los términos Educación Física y Gimnasia siguiendo a Granja y Sainz (1992).

En España no tienen éxito los intentos de introducir la EF en la escuela. Ni la ley Moyano de Instrucción Pública (1857), ni la ley de Instrucción Primaria de 2 de Junio de 1868 la admiten como disciplina escolar. Habrá que esperar hasta 1879 para que se plantee la obligatoriedad de la EF en la enseñanza, favorecida por la introducción en 1882 del concepto importado de Gimnasia de Sala utilizado para las Escuelas Normales y que promociona la introducción de esta actividad en los centros escolares con la recomendación de actividades al aire libre. En 1883 se crea en Madrid la Escuela Central de Profesores y Profesoras de Gimnástica, con un plan de estudios teórico y práctico en el que destaca el papel otorgado a la expresión corporal y dinámica. Desde ese momento se establece la titulación de profesor de Educación Física para poder ejercer, pero la escuela madrileña desaparecerá en 1892 por falta de presupuesto. Posteriormente, durante la dictadura militar de Primo de Rivera, se verá un auge de la educación física, entendida como preparación militar.

Así pues, observamos que en nuestro país la educación física como materia escolar no sería muy tenida en cuenta hasta bien entrado el siglo XX. Por el contrario, en el resto de Europa, aunque de manera algo extracurricular, desde principios del siglo XIX los niños en edad escolar practicarían los deportes clásicos de su país. A esto hay que unir el hecho de que en esta época la enseñanza primaria estaba poco extendida, menos aún la secundaria. Si cabe más todavía en España, por la diferencia de desarrollo con los países de nuestro continente debido a la guerra civil.

La Importancia de la EF para la Salud Física

La razón para que la educación física no fuese incluida en los currículos escolares de ningún país, desde la era clásica hasta la segunda mitad del siglo XIX, se explica por la creencia arraigada de que esta materia es una pérdida de tiempo escolar, muy presente en nuestra historia y aún hoy en día. Sin embargo, la propia OMS (Organización Mundial de la Salud) destaca la importancia fundamental de esta asignatura en la prevención de la que es considerada la mayor epidemia del siglo XXI en los países desarrollados: la obesidad.

La obesidad es un problema de salud público prioritario debido al gran número de personas afectadas, que continúa creciendo y que tiene gravísimas consecuencias para la salud. De acuerdo con los últimos datos de los que se dispone, a nivel mundial más de mil millones de adultos presentan exceso de peso y, en concreto, 300 millones de ellos son obesos. En España, un estudio realizado en el año 2000 respecto a la población adulta (entre 25 y 60 años) reveló que la prevalencia de sobrepeso era del 38,5% y la de obesidad del 14,5%, lo que significa que uno de cada dos adultos presenta un peso superior al recomendable. Estas cifras se espera que sigan aumentando, llegando a un 35% de población obesa para el año 2030. Por otra parte, se ha demostrado que la obesidad está relacionada con un incremento del riesgo de padecer algunas enfermedades, entre las que se encuentran la diabetes, hipertensión, dislipemias, enfermedad cardiovascular y ciertos tipos de cáncer; vinculándola en total al 60% de las defunciones por enfermedades no contagiosas. Además, se estima que el tratamiento de estas enfermedades supone un coste del 7% de todo el gasto público sanitario, lo que representa el 0.45% del PIB nacional.

Pero no es un problema que afecte exclusivamente a adultos. La obesidad infantil es un trastorno nutricional muy frecuente y de prevalencia creciente en España, pues puede tener consecuencias muy negativas en el desarrollo, calidad de vida y adaptación social del menor. Tiene especial trascendencia al saber que muchos niños obesos seguirán siéndolo de adultos: en concreto los adolescentes con sobrepeso tienen un 70% más de probabilidades de seguir siéndolo alcanzada la edad adulta.

Ante estos datos, el sentido común lleva a pensar que sería más práctico prevenir estos problemas antes que intentar solucionarlos posteriormente. Ahí es donde entra en juego el papel de la Educación Física y su práctica escolar. La LOCE (Ley Orgánica de Calidad de la Educación, España, 2002), que no llegaría a aplicarse, señala como objetivo de la Educación Física el de “promover y formar para una actividad física regular en el tiempo libre, que permanezca en la edad adulta, y que se encuentre vinculada a la adopción de hábitos de ejercicio físico que incidan positivamente sobre la salud y la calidad de vida”.

Además, según Ara et al. (2009), “la batalla contra la obesidad infantil debería centrarse en modificar los estilos de vida de los niños y jóvenes, no sólo desde el punto de vista nutricional, sino preferiblemente mediante el aumento en los niveles de AFV (Actividad Física de intensidad Vigorosa) y la reducción del número de horas dedicadas a la realización de actividades sedentarias”. Y es que, aunque el índice de obesidad depende de gran cantidad de factores, como pueden ser el nivel socioeconómico, la alimentación, la cultura… se ha demostrado que países en los que la actividad física está más arraigada que en el nuestro se obtienen mejores datos. Si bien en todos va en aumento y nuestro país está por debajo de la media de la OCDE.

La Importancia de la EF para la Salud Mental y el Desarrollo

La importancia que la EF tiene para la salud física queda bastante clara, siendo la principal la prevención de la obesidad y sus enfermedades relacionadas; pero la EF es muy beneficiosa en otros aspectos en los que sus aportes son menos conocidos y pasan a menudo desapercibidos, como son la salud mental, el desarrollo de los niños y su adaptación social.

            Según Ramírez et al. (2004), aunque es un área aún por estudiar y sobre la que no se puede hablar sin cuidado, existen estudios que afirman que la práctica de actividad física ayuda en la cura y prevención de determinadas enfermedades mentales, como pueden ser el trastorno de ansiedad, la depresión o el estrés. También se ha demostrado que ayuda en otros aspectos de la psicología, ya sea en problemas de autoestima, de exclusión social u otros más graves como incluso la anorexia.

            Pero los beneficios de la EF no terminan ahí, ya que son muchos los expertos que aseguran que la actividad física es imprescindible para el desarrollo en los niños: tanto a nivel físico, ya que incrementa la ganancia de masa muscular y masa ósea, además de prevenir el sobrepeso; como psicológico, ya que mejora la coordinación en todos sus tipos, la memoria…; como moral, ya que se adquieren valores de equipo y respeto; e incluso social. Pero es este último, si cabe, el que más importancia personal de cara al niño tendrá: los deportes de equipo han demostrado ser muy convenientes para el sentimiento de pertenencia a un grupo en el menor, básico en el desarrollo humano, además de, por ello, evitar problemas de exclusión social y aislamiento (Fernández, 2007).

Es por esto que la práctica de la EF en la escuela desde edades tempranas es tan importante, pues recordemos que los objetivos principales de la educación preescolar y primaria en nuestro país son: conocer las normas de convivencia, adquirir responsabilidad, aprender a resolver conflictos pacíficamente, respetar al diferente, valorar la salud, o respetar el medio ambiente entre otros… todo ello presentes en la asignatura de Educación Física. Aun así, siempre que se posible se recomienda la asistencia a actividades deportivas extracurriculares, en las que participen más alumnos de edades similares, para incrementar el efecto de estos citados, ya que actualmente la asignatura de Educación Física dispone de un horario curricular muy bajo.